Santa Cruz: Obreros y empleados municipales en lucha

Texto acartel-maximoparecido en Organización  Obrera Numero  58 Septiembre – Octubre 2015

Descargar el periódico completo: Organizacion Obrera N58

Las gestiones corruptas en las comunas de Rio Gallegos y Caleta Olivia colapsaron, mientras el reclamo salarial de los obreros y empleados municipales amenaza con agudizar la tensión y la conflictividad social. En Rio Gallegos, renunció el intendente y en la Zona Norte aumentan los despidos y la incertidumbre entre los obreros del petróleo y la minería. Se robaron todo y los trabajadores pagan los platos rotos.

Origen del conflicto en Rio Gallegos
En esta localidad de Santa Cruz, trabajadores de la municipalidad iniciaron en marzo del 2015 una serie de medidas de fuerza exigiendo principalmente el cumplimiento del aumento salarial del15%, acordado en paritarias el año pasado. Asimismo, denunciaron que desde hace casi un año vienen sufriendo acoso y maltrato laboral por parte de funcionarios del área de saneamiento urbano, reclamando el desplazamiento de sus respectivos cargos, sin encontrar soluciones. El secretario de Gobierno municipal, Roberto Toledo, aclaró que el Ejecutivo no presentó una nueva oferta salarial al SOEM, de manera formal ni informal, por lo que los trabajadores deciden endurecer las medidas de fuerza con quema de cubiertas, corte de calles y rutas; éste sería en adelante el método característico de los municipales y el principal argumento en su contra por parte de los funcionarios públicos, la prensa local y por tanto la opinión dominante a nivel social.

Son 4.000 la cantidad de municipales afectados aunque se sospecha que 1.000 y más también, son personas que cobran un sueldo y no trabajan, naturalmente por motivos políticos. La categoría mas baja, cobra aproximadamente 9.800 pesos y el 15% significaría 1.200 pesos de aumento. El municipio necesitaba 50 millones para pagar normalmente los haberes, pero a la hora de la verdad dijeron que solo tenían 340 mil pesos.

“Sin 15 % no hay campaña”
Sin respuesta a sus reclamos, y viendo como se orquestaba todo para las elecciones, los compañeros y compañeras votaron la consigna “sin 15% no hay campaña”. Esta acción, consistía básicamente en arrancar cartelería de la calle, tapar afiches, carteles, paredones hechos con fines electorales, escraches a locales de la UCR, del PRO, del FPV, del Peraltismo (kirchneristas del gobierno provincial). Y tuvo su momento culmine, dos días antes de las PASO de Agosto, cuando se endurecen las medidas por una semana más con retención de tareas y actividad sindical en corralones y todo edificio municipal.
Ya el dos de julio, precisamente, tras la llegada de Máximo Kirchner, precandidato a diputado nacional, y otras ratas del Frente Para la Victoria como Zannini y Scioli, se cortaron los accesos principales de la autovía “17 de octubre”, con quema de gomas y de cartelería política. En consecuencia, se militariza la ciudad con helicópteros, camiones, gendarmes y policías, para proteger a los funcionarios, y aislar la lucha de los trabajadores. También durante esta semana grupos de municipales cortaron la Ruta nacional N° 3 y comenzaron a escrachar casas de funcionarios, locales comerciales de familiares de Cantín, unidades básicas K, comités radicales y del PRO con la consigna “Sin el 15% no hay campaña”.
Asimismo, el 15 de julio trabajadoras comunales deciden tomar pacíficamente el municipio e iniciar una huelga de hambre, que culmina una semana después tras pagarse el sueldo que tenían adeudado del mes de junio, el 24 renuncia el intendente Raúl Cantín, y asume Pablo Grasso, todos de la camada kirchnerista. El día 07 de agosto, y dado que todavía se adeuda el pago del salario del mes de julio,como medida se retoma la quema de gomas frente al edificio municipal, bloqueando la entrada y salida de los edificios y de los corralones, éstos últimos ubicados en otro sector de la ciudad y custodiados por gendarmería nacional. Al respecto el actual intendente inició una denuncia en contra de quienes participaron de dichas acciones frente al edificio municipal, configurado como delito de privación ilegítima de la libertad.
Al día de escribir este articulo, el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Río Gallegos (SOEM) procedió a la suspensión de la huelga por la demanda del 15% de incremento salarial, tras casi 5 meses de paralizar las prestaciones que brinda la comuna a toda la sociedad riogalleguense. Esto por la determinación del Juez Civil Francisco Marinkovic, que con el pretexto de la protección del medio ambiente, ha venido trabajando con la patronal municipal, aplicando diversas sanciones contra el SOEM, multas, exigencias de suspensión de las medidas en áreas críticas, para llegar finalmente a su resolución del 11 de agosto de declarar la emergencia ambiental, prohibir la quema de gomas y suspender la medida para que el municipio recaude un poco de lo que se robaron y siga así girando la rueda del orden social dominante.
Ya en Julio, la clase dominante había tenido un pequeño triunfo, cuando a través de una resolución judicial resolvió que “el personal que presta servicios en las áreas de recolección de residuos y mantenimiento de redes pluvio-cloacales, deberá cumplir con la JORNADA NORMAL DE TRABAJO, medida aplicable a todo el personal de estas áreas, esté o no esté adherido a la medida.” Esto implicaba lisa y llanamente para la clase dominada, que no solo volvían a laburar sin aumento, sino que ni siquiera habían cobrado los haberes en la manera correspondiente. Allí la justicia demostró nuevamente de que lado se para, y este es contra los intereses de los trabajadores.
Sin embargo, a pesar de esta suspensión de medida, ya se sabe que durante estos 15 días no va a haber una propuesta salarial, por lo que la asamblea del 04 de Septiembre muy probablemente vuelva al paro y es allí donde el conflicto de los municipales se escribe en tiempo presente y debemos brindarles todo nuestro apoyo. A pesar de sus dirigentes que hacen lo de siempre, hundir la lucha en la charca del reformismo, en el medio hay hombres, mujeres, jóvenes, compañeros y compañeras que pasan frio, nervios y que atraviesan una dura lucha, sin solidaridad efectiva de ningún sindicato, central o agrupación gremial, puesto que estos también tienen en su mente las elecciones de octubre y en definitiva un rol social e histórico de conciliación.
Caleta Olivia y una situación similar
De igual forma en la municipalidad de la localidad de Caleta Olivia, zona norte de Santa Cruz, quienes no cobraron el aguinaldo y se les adeudaba el mes de julio, mantuvieron diversas medidas de fuerza. La respuesta del gobierno es la misma, los políticos se lavan las manos y responden que la plata no está, que faltan tantos millones de pesos y que se “hace lo que se puede”, mientras ansían se dé el colapso de la lucha por cansancio, por las hostiles condiciones de clima y de sostener un paro que agota cada vez mas a los proletarios, jugando con sus necesidades y terminen volviendo a la rutina del trabajo, ya ni siquiera aceptando miserables propuestas de la burguesía sino reclamando por el pago de sus salarios. Otro aspecto a destacar es la militarización de la ciudad, cuestión muy presente en la provincia (y en cualquier región en conflicto), cuando la garantía de la “paz social” y el diálogo se hace insostenible. Tendrán a mano siempre a las fuerzas represivas para comprimir la lucha, para demostrar que si es necesario perseguir, reprimir, encarcelar, matar, ellos van a estar ahí para cumplir las órdenes.
Por otro lado, vemos también cómo los sindicatos se sientan a negociar según los intereses de la economía, algunas veces logrando arrancar un par de migajas a favor de los trabajadores. Los bajos salarios, las malas condiciones de vida no son producto de un mal gobernante sino del Estado y las necesidades de la sociedad capitalista, no de una mala distribución de recursos sino de la existencia de una economía basada en la propiedad privada y en las clases sociales, que los obreros mismos sean y produzcan mercancía para los capitalistas y que la sociedad se rija bajo esas leyes.Las condiciones se tornan cada vez más hostiles para la clase proletaria en todo el mundo, lo único que nos queda para terminar con las desgracias y miserias es atacar la raíz del problema social, no confiando en falsas respuestas como los partidos políticos y su fe en la democracia. Como los sindicatos y su fe en las instituciones burguesas. Lo que precisamos es quitar lugar al orden establecido y dar lugar a aquello que aun no ha podido ser, la libertad y la igualdad, esto es el triunfo de los proletarios frente a los propietarios y de los gobernados contra los gobernantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s