A once años de la masacre del Puente Pueyrredón el Estado sigue atacando la insumisión de los de abajo

A once años de la masacre de Puente Pueyrredón  el Estado continúa atacando a los que no aceptan inermes la dominación y explotación capitalista. Una larga lista de hechos evidencian lo que decimos: el Proyecto X asesinatos como el del maestro Carlos Fuentealba en Neuquén y el joven Mariano Ferreyra en Buenos Aires. Los arteros ataques a las asambleas de pobladores que resisten la minería  en la Rioja y Catamarca. A los pobladores Qom de Formosa y el Chaco que sufren el permanente asedio policial y gubernamental.

La Masacre de junio de 2002, que asestó las balas mortales para Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, es un hito en la escalada represiva que no se detiene hasta el presente. La articulación represiva de Duhalde y los esbirros de la policía bonaerense buscó desarmar la resistencia de los de abajo a sus siniestros planes. La matanza de junio de 2002 se dio en medio de de un alza de acciones directas enfrentando al Estado, el capital y sus gerentes-ejecutores; fue una forma brutal de disciplinar a los que luchan.

Este perverso accionar ha contado durantes estos años con la complicidad judicial y de los diversos burócratas gubernamentales.

Los ataques y persecuciones a luchadores sociales no son hechos aislados sino parte de un plan represivo que busca domesticar al proletariado y a los oprimidos y explotados que no se resignan a la mansa obediencia.

Desde la Federación Obrera Regional Argentina afirmamos que no se trata solo de no olvidar a nuestros hermanos hijos del pueblo asesinados por los esbirros gubernamentales sino de impulsar las luchas solidarias de  resistencia contra el sistema del capital-mercancía. Articular todas las resistencias para dar las luchas por la emancipación integral.

 

FEDERACIÓN OBRERA REGIONAL ARGENTINA

(F.O.R.A. – A.I.T.)

http://www.fora-ait.com.ar

Anuncios