Mendoza: Solidaridad con los presos del penal de Almafuerte

La compañeros de la Sociedad de Resistencia de Mendoza, realizaron el jueves pasado una concentración en los Tribunales Provinciales para exigir mejores condiciones de vida en el penal de Almafuerte, entre otras reivindicaciones. Reproducimos una nota al respecto, a los fines de dar difusión a la situación en que se encuentran los presos de dicho penal, que es similar a la de todos los presos de la región.


¡Abajo los muros de las prisiones!

El penal de Almafuerte, en Mendoza, fue construido hace pocos años en la montaña (más precisamente en Cacheuta) para encerrar a condenados (en especial a reincidentes y gente con largas condenas) bajo medidas de máxima seguridad. La distancia de hora y media de viaje en micro desde el centro de Mendoza (con una frecuencia de uno por día) hace que el contacto con familiares y seres queridos sea escaso, y que los reclamos y medidas de fuerza, tanto como los abusos, sean invisibilizados o bien presentados sólo según la visión oficial de los hechos.

Este penal fue construido por las condiciones de hacinamiento y los asesinatos constantes que se sucedían en el penal de Boulogne sur Mer, que habían generado no pocas protestas y la sanción de la Corte Interamericana de DDHH al Estado argentino. Pero pronto este nuevo penal se vio colmado y empezó a incumplir de un modo similar con los derechos de los presos, regulados por la misma ley que rige su encierro (24.660 y accesorias).
Ante un paso fugaz por la agenda política del tema cárceles, nuevamente la realidad de los presos quedó tapada bajo el discurso de las cárceles modelo en Latinoamérica. Decenas de miles de presos y sus familiares tuvieron que comerse toda la sarta de mentiras que se dijeron de todas las nuevas posibilidades que el gobierno nacional y los provinciales les otorgaban para su pronta “reinserción social”.
Pero lo cierto es que no sólo la inmensa mayoría de los presos no puede acceder a las “salidas recreativas y culturales” con las que el Vatayón Militante pretende manipular a los presos, sino que su acceso a salud e higiene sigue siendo igual de postergado, la posibilidad de acceder a educación sigue siendo privilegio de muy pocos, así como realizar actividades laborales que por otro lado, o no son remuneradas o terminan siendo lo que comúnmente se conoce como trabajo esclavo.
Por otro lado, en Mendoza fue aprobada hace semanas la Ley Petri, promovida por el radicalismo y apoyada por los demócratas y muchos peronistas. Con ella pretenden a la vez ganarse a los miles que reclaman por pena de muerte o perpetúa para todos los “sospechosos” e impedir en la provincia el reclutamiento forzado de presos que hace el kirchnerismo. La ley quita a los reincidentes y a los condenados por delitos violentos los beneficios que les otorga la legislación nacional. Con la excusa de la alta tasa de reincidencia de los que salen en la miseria luego de años de hacinamiento, busca hacer cumplir la condena “de puntín” a todos estos presos sincerando el desprecio de la casa de las leyes por el “tratamiento” y la “reinserción” que decían buscar con el enjaulamiento de cada vez más personas.
Frente a esto, los presos de Almafuerte vienen intentando desde hace tiempo distintas medidas de reclamos; pero todas han sido desoídas. Como no pueden sacar sus escritos, porque se pierden en el largo camino al juzgado; la Sociedad de Resistencia buscará garantizar que más de 100 Habeas Corpus lleguen a destino y sean realmente atendidos, a la vez que difundimos lo que los presos tienen para decir frente a los planes que el oficialismo y la oposición tienen con ellos.
Frente a los que pretenden eliminarlos o manipularlos, reclaman por acceso a la salud, educación y trabajo, por un salario equivalente a medio salario mínimo por su jornada completa de trabajo. Hoy la remuneración no llega a los $50 mensuales, sin aumento en los últimos 15 años, con lo que después de años de trabajo (“laborterapia”) reciben monedas a cambio con lo que no pueden ni llegar a fin de mes cuando recuperan su libertad. Pero sobre todo se exige que el juez competente viaje a la cárcel para demostrarle cara a cara a través de los delegados que todo lo que dicen es cierto y que ya no podrán más seguir ocultando lo que pasa en Almafuerte ni agravándoles la pena como se le ocurra al sistema penitenciario y a los políticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s