Sobre el día de la mujer

Este 8 de marzo aparece como el día en que las mujeres nos debemos sentir felices y contentas de cumplir los roles de nuestro género, es decir ser madres y esposas (o en busca de él, en ningún caso de ella, pues responder a la heteronormalidad es otro rol incuestionable que debemos cumplir según esta sociedad patriarcal), pero también sentirnos satisfechas de que hoy las mujeres nos hemos integrado al campo laboral, a la justicia, al poder militar, a los gobiernos, al sistema neoliberal y que para colmo el Estado desde las políticas sociales, usan el concepto de género, para referirse a las mujeres, como eje fundamental de su que hacer, instaurando programas sociales que no dan resultado alguno, pues las cifras de femicidios no paran, el empobrecimiento femenino persiste y las mujeres seguimos siendo la ciudadana de segunda clase. Donde el tener pene o vagina nos moldea, posiciona, subordina y limita socialmente.

Entonces este 8 de marzo pasa a ser otra fecha más que no debemos entregar al capital, sino que es un día de conmemorar a miles de mujeres que a lo largo de la historia se han rebelado contra el milenario patriarcado, contras las injusticias sociales y por supuesto contra el capital que encuentra en este patriarcado las condiciones y formas requeridas para naturalizar su dominio. Es un día para demostrar que las mujeres no nos tragamos el cuento que un puesto en el “poder” o el demostrar la capacidad que tengamos para él nos otorgará la libertad, pues sabemos que el patriarcado necesita potenciarse en la sociedad con esa otra mitad, esa otra mitad que sigue oprimiendo y explotando día a día. Y no hay mejor modo de ocultar el patriarcado con la demanda que la mujer administre el modelo de sociedad capitalista.

Pues la liberación de la mujer será la liberación del hombre, las mujeres debemos dejar de ser las proletarias del proletariado, esa artificial división que el patriarcado y el capital imponen para fraccionarnos aun mas, y para esto solo nos queda revelarnos, contra todo este sistema neoliberal y patriarcal, nuestra lucha no termina en que se nos trate de iguales a hombres y mujeres, nuestra lucha se debe enfocar a destruir todas aquellas formas de opresión, depredación y explotación que consumen nuestras vidas.

No olvidemos que vivimos en una sociedad patriarcal donde la relación de subordinación de la mujer hacia el hombre es análoga y necesaria a la relación de explotación y dominación de la humanidad con el capital. Y es esa sociedad patriarcal la que cada 8 de marzo debemos repudiar, no esperando el siguiente año, sino que destruyéndola cotidianamente, protestando en la calle, en nuestros lugares de estudio, en nuestras poblaciones, en nuestros trabajos, con nuestr@s pares y comunidades.

Destruyamos el patriarcado claro esta, pero también destruyamos el capital!

¿Igualdad Laboral? Igualmente Explotada! La Resistencia Continúa

 

Extraído de: http://www.hommodolars.org
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s